Fray Andresito, hombre de oración

La sociedad completa ha vivido esta pandemia en cuarentena y no ha sido fácil asumir esta disposición. Pero el disponer más de tiempo, momentos de silencios prolongados, la ausencia de la participación en la Eucaristía, la falta del silencio del templo etc.,    nos permiten valorizar la Oración.

Destacamos como octava actitud de Fray Andresito su capacidad de permanecer en oración, no solo realizar momentos de oración, sino hacerse oración, llegando a destacarse entre la gente, como un medio valido de intercesión.

Los relatos de sus contemporáneos nos dicen: que siempre tenía en sus labios una jaculatoria,  realizaba su oración mental, rezaba en el coro con la comunidad, participaba en las Eucaristías con gran devoción, al visitar algunos hogares solicitaba una habitación donde discretamente se disponía para orar,   invitaba a los jóvenes a realizar la Adoraciòn al Santísimo Sacramento, los domingos juntaba la gente para peregrinar al cementerio, permanecía largos momentos de oración en el templo, eleva plegarias junto a los enfermos, celebraba varias novenas, rezaba el Vía Crucis, hablaba mucho de Dios, su saludo frecuente era ¡Alabado se Dios! etc.

El testimonio del Venerable Fray Andresito nos ayude en este tiempo especial que nos ha tocado vivir.

(Estribillo)

Ya que Dios te llama

a la religión,

camina, camina

a la perfección.

(Copla 1)

De tu nacimiento

y buena crianza

diste muchas muestras

y buena esperanza;

pone gran confianza

en la oración.

(Fray Andresito Coplas a un novicio)