MINISTRO PROVINCIAL CARLOS PAZ: “FRAY ANDRESITO NOS LLAMA A VIVIR EN EL AMOR”

Con dos eucaristías el miércoles 14 de septiembre, la Orden Franciscana rezó por la pronta beatificación de Fray Andresito. Lo hizo con oración y devoción por el Venerable, a quien se le recuerda su amor y cercanía por los más pobres y abandonados.

Como ya es habitual, el Templo Recoleta Franciscana se volcó el pasado miércoles 14 de septiembre a alabar y bendecir a Dios, por medio de Fray Andresito. Personas y familias de diferentes partes de Santiago y de Chile llegan hasta la comuna de la zona norte para pedir por la pronta beatificación del Venerable, hombre entregado a Dios por medio de los más pobres.

La misa del mediodía fue presidida por Fray Carlos Paz, Ministro Provincial de la Orden Franciscana en Chile, quien a la luz de las palabras del día, agradeció la entrega del Venerable por los más postergados de la sociedad. “Estoy seguro que en el corazón de Fray Andresito estuvieron presente estas palabras de San Pablo sobre el amor, tal como en el Evangelio y que su vida irradió la vida de todos y la de toda la Biblia”, precisó.

Qué profundo y bonito es que este día esté dedicado a Fray Andresito y que sea él mismo quien nos hable del amor. Qué bueno es abrir el corazón para decidir que las palabras de San Pablo también son de Fray Andresito. Nos habla del amor, y hay tres afirmaciones respecto del amor en este texto. En primer lugar, el amor es un camino perfecto. En otro momento, nos dice que el amor no pasa jamás y al final de la lectura, dice que el amor es lo la más grande”, exhortó.

Ya al final de su homilía, Fray Carlos Paz, animó. “El amor no da lugar a mandarse las partes o creernos más que otros. El amor es todo lo contrario, es el servicio generoso. Esto nos debe movilizar el corazón, ya que tiene un sentido pleno y total para todos nosotros. Nos lo dice la vida de Jesús, la vida de Pablo y la vida sencilla de Fray Andresito. Demos gracias porque Fray Andresito nos sigue siempre llamando en el amor y en esa vida siempre llena de luz”, concluyó.

Todo concluyo con la oración por la pronta beatificación y por las necesidades de quienes llegan hasta el Templo Recoleta Franciscana pidiendo un milagro o simplemente la mejoría de un ser querido o propia.